Cada vez son más las personas que contratando a un profesional del cambio y reparación de calderas en Zaragoza optan por poner gas en su casa. Y es que es importante que conozcas todos los detalles y características de este tipo de calderas cada vez más extendidas.

A la hora de la higiene, estos aparatos son sencillos de limpiar, aunque si tiene dudas lo más lógico sería que contactes con empresas de cambio y reparación de calderas en Zaragoza para que te ayuden, ya que por ejemplo, la normativa dice que para mantener un buen uso de las instalaciones de este tipo de calderas, la inspección de la misma debe realizarse cada 5 años.

Lo primero de todo es tener en cuenta dónde la colocas, pues puedes hacerlo fuera o dentro de casa, aunque independientemente del lugar se recomienda limpiarla, al menos, una vez cada año. Para hacerlo, debes quitarla de la corriente y limpiarla con un bayeta húmeda el exterior de la caldera, mientras que su interior podrás limpiarlo con un cepillo para dejar bien las zonas como el ventilador o todos los conductos.

Una caldera mixta con calefacción y agua caliente, además de gas, es la solución más económica para tu hogar, pero también respetuosa con el medio ambiente. De estas calderas existen de diferentes tipos: las atmosféricas, tomando el aire donde están instaladas y expulsando fuera los gases; estancas, con ventilador que toma aire desde fuera; o, además, las de microamulación, produciendo agua al instante, pero también las de acumulación con agua de un depósito.

Según su funcionamiento pueden ser de condensación, aprovechando el calor de los gases; de baja temperatura, aunque gasta más energía; o, por último, estándar, calentando el agua más que las anteriores.

En Instalaciones Gpo. te contamos todo sobre las calderas de gas para que disfrutes de un buen uso.