Como expertos en instalaciones de fontanería en Zaragoza sabemos lo costosas que pueden ser las pequeñas fugas de agua. Aquí te damos algunas pautas para que descubras si estás sufriendo este problema.

Lo primero es averiguar si hay alguna fuga entre la llave de paso principal y el contador de agua de nuestro domicilio. Para eso cerramos la llave principal y comprobamos si el contador sigue sumando. Suponiendo que la llave cierre perfectamente, si el contador no se ha detenido completamente significa que la fuga está entre el contador y dicha llave de paso.

Si todo está bien, abrimos de nuevo la llave y pasamos a examinar las tuberías. Haremos un examen visual buscando humedades y pequeñas fugas. Si las tuberías están escondidas, podemos palparlas cuidadosamente. Recuerda que como expertos en instalaciones de fontanería en Zaragoza, te solucionaremos cualquier problema que localices.

En la cocina las fugas se dan a menudo en el lavavajillas. Revisaremos debajo y detrás del mismo. También comprobaremos el fregadero, y en general todas las conexiones de agua. Si el suelo ha perdido color o firmeza puede ser indicativo de fuga.

Los baños son a menudo fuente de fugas, con frecuencia en más de un lugar. Repasaremos la ducha o bañera a conciencia, intentando localizar rastros de humedad en paredes y juntas. También revisaremos la alcachofa y los grifos, y buscaremos pérdidas en la base de la cisterna, detrás del inodoro y en la base del mismo. Puedes poner unas gotas de colorante liquido en el agua de la cisterna. Si en unos minutos ves agua colorada caer en la taza del inodoro, sabrás que hay una fuga en la base del tanque.

Esperamos que estas pautas que te damos desde Instalaciones Gpo te ayuden a descubrir estas molestas fugas de agua que tanto daño hacen a la naturaleza y al bolsillo.