El calor de una sala se pierde de dos maneras: a través de las paredes, suelos y techos y por filtración de aire frío por rendijas de puertas y ventanas. Los especialistas en cambio y reparación de calderas en Zaragoza te lo pueden corroborar.

Todos los materiales tienen también un coeficiente de transmisión del calor o kilocalorías/hora que se pierden por metro cuadrado de superficie; es decir, de muro, pared o techo. Igualmente, una empresa de cambio y reparación de calderas en Zaragoza te puede asegurar que la filtración de aire son los metros cúbicos que entran por hora por desajustes de huecos.

Esta cantidad de calor perdido por hora dependerá de la velocidad del viento, si lo hay. Por tanto, el aislamiento térmico consistirá en la colocación de materiales de bajo coeficiente de transmisión del calor en las paredes, suelos y techos.

Para saber la cantidad de calor que debes suministrar a tu vivienda, tendrás que calcular el calor perdido en cada habitación por transmisión y sumar las pérdidas de todas las habitaciones de tu casa por este concepto. Recuerda que también deberás tener en cuenta la filtración por rendijas. La suma de ambas pérdidas te dará la pérdida total. Así sabrás la cantidad de calor a reponer por calefacción.

La instalación de calefacción se hace necesaria en las viviendas para que su hábitat sea confortable. Otro tanto puede decirse de la instalación de refrigeración en lugares donde la temperatura exterior del ambiente es elevada. En cualquier caso, siempre debe ir unida a un óptimo aislamiento térmico.

Desde Instalaciones GPO te indicamos que no hay ningún decreto que señale la fecha de encendido de las calefacciones cuando estas son centrales para todo un edificio. Sin embargo, se estima que las calefacciones deben encenderse cuando la temperatura ambiente exterior sea de 10 grados centígrados.